miércoles, 15 de marzo de 2017

Alergia y embarazo: Recomendaciones durante la gestación y la lactancia



La patología alérgica y su tratamiento durante el embarazo es un motivo de consulta habitual en nuestro día a día. Recientemente acudió a mi consulta una mujer embarazada de 11 semanas con síntomas de rinitis (congestión nasal, estornudos, mucosidad acuosa y picor de nariz) y asma (falta de aire, tos y pitos), que ya presentaba desde hacía dos primaveras, y estaba muy preocupada y con muchas dudas.
El embarazo: una etapa fisiológica de la mujer


Cuenta que desde hace una semana está notando mucho picor de nariz y ojos, con mucha mucosidad, que hay días que le cuesta concentrarse en el trabajo por esto, y que con el ejercicio físico, que antes hacía bien, empieza a notarse ahogada. No ha tomado nada de lo que le prescribieron el año pasado, porque tiene miedo, ya que su médico le comentó en la primera visita, tras saber que estaba embarazada, que no podía tomar ningún medicamento.

¿Qué voy a hacer todo el embarazo así, si la primavera no ha hecho más que empezar?
 La rinitis alérgica puede existir desde antes del embarazo o bien aparecer por primera vez durante el mismo, y suele desencadenarse por alergia a pólenes, ácaros, mohos o el pelo de animales.
El primer consejo, es intentar evitar en la medida de lo posible aquello que nos genera alergia. Para ello, nos podemos ayudar de barreras físicas, que aunque no han demostrado su eficacia al 100%, disminuyen la exposición. Estas barreras son los filtros nasales, que podemos utilizar de forma cómoda y segura y que se adaptan a la nariz o bien las mascarillas nasobucales
Filtros nasales
Mascarilla nasobucal
Una segunda medida será la realización de lavados nasales con agua de mar, que podemos realizar bien en casa de forma casera con agua y sal o utilizando los preparados disponibles de farmacia. En algunos estudios se ha visto que el uso de soluciones hipertónicas (alto contenido en sales), es suficiente para limpiar y ayudar a expulsar el moco, evitando el uso del antihistamínico.

Tras realizar este lavado nasal, podremos aplicar un spray nasal con aceite (de sésamo u oliva), que al aplicarlo crea una película o barrera protectora sobre la mucosa nasal y hace que contacten menos los alérgenos con la misma.
Lavados nasales con soluciones salinas
 El uso de medicación para controlar estos síntomas durante el embarazo, es posible. Se dará prioridad al tratamiento tópico. Se han hecho diferentes estudios que apoyan el uso de determinados sprays nasales con corticoide, así como el uso de algunos antihistamínicos con los que no hay riesgo aumentado de malformaciones fetales. Sin embargo, el uso de sprays nasales descongestivos o su formulación en pastilla, que vemos en muchos anuncios televisivos y nos venden en la farmacia sin receta, no se recomienda usarlos más de tres días, porque si tienen riesgos asociados.
Antihistamínicos en el embarazo
 Y si yo me siento ahogada ¿al niño puede faltarle oxígeno?
 En el asma será muy importante conocer la gravedad y el control del mismo, para ajustar de la forma más precisa posible el tratamiento, y evitar que un asma mal controlado o grave pueda provocar prematuridad, bajo peso al nacer u otras complicaciones perinatales. A pesar de estos riesgos, en diversos estudios se ha visto que un tercio de las mujeres embarazadas dejan su tratamiento durante el embarazo o al menos el primer trimestre por miedo a los efectos negativos que pueda tener este sobre el feto, o por recibir información contradictoria sobre el uso de inhaladores por parte de los farmacéuticos, las enfermeras o los médicos que le atienden. Sin embargo, es importante sacar a relucir que un asma mal controlado puede tener más riesgo tanto para la madre como el bebé que el uso de corticoides inhalados.

El tratamiento lo dividiremos en tratamiento de rescate (si aparecen síntomas de asma repentinos) para lo que usaremos betaagonistas de acción corta, como son el salbutamol o la terbutalina, o de mantenimiento (para evitar episodios futuros) con uso de corticoides inhalados que evitarán la inflamación producida por las partículas de pólenes o los alérgenos a los que la paciente esté sensibilizada.
Además, durante la gestación es necesario un control frecuente, ya que se pueden ir subiendo o bajando las dosis de cada inhalador según el control del asma o añadir otros tratamientos si fuera preciso.
Inhaladores en el embarazo
 Y si hubiera empezado la vacuna de la alergia como recomendó ¿ahora la tendría que dejar?

Si la vacuna (inmunoterapia) se ha empezado antes de quedarse embarazada y ya se encuentra en fase de mantenimiento y la tolera bien, se puede mantener durante el embarazo.

Y cuando esté con la lactancia, ¿tendré que dejar la medicación?

La misma medicación que estés usando durante el embarazo, para controlar tu rinitis y asma la podrás mantener, si lo necesitas, durante la lactancia.

Recuerda si estas embarazada y tienes dudas sobre una posible alergia consulta con tu alergólogo

Dra. Teresa Posadas Miranda.
Médico Especialista en Alergología.
Grupo AlergoMálaga.

2 comentarios:

  1. Hola estoy en la semana 21 una pregunta el symbycort de 80 que es lo mínimo me han dicho en la farmacia se puede utilizar????

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes:

    No existen estudios de seguridad con Symbicort en embarazadas que motiven su recomendación en este estado.

    Symbicort es una combinación de dos principios activos Formoterol (broncodilatador) y Budesonida (corticoide).

    Las alternativas inhaladas para el tratamiento del asma que tienen las embarazadas se circunscriben al uso de broncodilatadores de rescate como son Salbutamol o Terbutalina, y en caso de que precise con frecuencia, hacer ya una pauta fija de mantenimiento con Salbutamol/Terbutalina seguido de Budesonida, mañana y noche hasta control de sintomatología, y aumentar o bajar en función de la evolución del cuadro, porque es tanto o más importante la estabilidad clínica del asma en la embarazada que el enfrentarse a una crisis asmática o broncoespasmo que pueda hacer peligrar o tenga peores consecuencias que el hecho de no tratarla adecuadamente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar