jueves, 1 de junio de 2017

Alergia a las uñas postizas: los Acrilatos



Ya, desde hace miles de años, el  hombre se ha preocupado del aspecto de sus uñas. Las tribus etíopes utilizaban el aceite de mirra para fortalecerlas, los egipcios usaban henna para aportarles color, y en la Grecia clásica los hombres con poder las decoraban con pan de oro para demostrar que no realizaban actividades manuales.
Manicura y estética en el antiguo Egipto
Fue un dentista norteamericano quien, en 1957, empleó polvo acrílico utilizado en las reconstrucciones dentales para reparar una uña dañada. A lo largo del tiempo, la cosmética de las uñas ha ido evolucionando, encontrándonos en la actualidad un amplio abanico de posibilidades para cuidarlas y decorarlas.
Paleta de colores de esmaltes de uñas
 No hay mejor forma para explicar las cosas que usando ejemplos; así que os presentamos el caso de Ana, de 25 años, que un día apareció en nuestra consulta por presentar enrojecimiento, inflamación y picor, y más tarde grietas dolorosas, en los dedos de ambas manos. Llevaba 6 meses padeciendo los síntomas. Ana trabaja en el  mundo de la manicura desde hacía 5 años; es esteticista, y se dedica sobre todo a la aplicación de uñas acrílicas.
Mesa de manicura y productos de estética
 Ante la sospecha de que padeciera una posible alergia de contacto a algún producto de su entorno laboral, se le realizaron unas pruebas epicutáneas, que arrojaron un resultado positivo a los acrilatos (2-hidroxietil-metacrilato, 2-hidroxilprolil-metacrilato, y etilenglicol-dimetacrilato). Fue diagnosticada de dermatitis de contacto alérgica por acrilatos.
Dermatitis de contacto en dedos y manos por acrilatos
 Existen otros profesionales que también pueden verse afectados por este problema, como  los dentistas o los protésicos dentales, así como los trabajadores de la industria dedicados al recubrimiento y pinturas, trabajadores de la imprenta o de la industria de  la fibra de vidrio.
Y afecta también, por supuesto, a las usuarias de las uñas acrílicas. Los síntomas se inician en forma de inflamación alrededor de las mismas, picor, más tarde dolor, llegando incluso al despegamiento de la uña de su lecho. A veces, es posible la aparición de lesiones a distancia por el contacto directo y repetido de las uñas acrílicas con otras zonas de la piel (labios, cara, manos, brazos, tronco) o a través del aire.
 
En el caso de nuestra paciente, prescribimos un tratamiento con hidratantes y cremas  con corticoides, y se le aconsejó un cambio en su puesto laboral (lo que por desgracia casi nunca es posible). Como medidas preventivas en profesionales se recomienda el uso de métodos de barrera: mascarilla y guantes 4H, fundamentalmente. Los guantes de látex, vinilo, polietileno o nitrilo no sirven como protectores. El uso de doble guante permite la adecuada protección para realizar las tareas no más allá de 30-60 minutos.
 Respecto a las usuarias, se recomienda no mantener las uñas esculpidas más de tres meses consecutivos, y descansar al menos un mes para intentar minimizar el daño en la lámina ungueal (la técnica de aplicación incluye limar la superficie de la lámina ungueal para facilitar la adhesión de la nueva uña, sobre la que se aplican diversas capas de un fluido que contiene material acrílico. De esta forma se genera el contacto que lleva al desarrollo de los síntomas.
 
Debido al uso creciente de las uñas acrílicas en el mundo de la estética, a las pocas medidas de protección que se toman y la aplicación sin descanso sobre la lámina ungueal de estas sustancias, se prevé en el futuro un aumento en la incidencia de esta patología tanto en usuarias como en profesionales.
 
Dra. Rocío de la Higuera Artesero
Médico Especialista Alergología
Grupo AlergoMálaga

No hay comentarios:

Publicar un comentario