jueves, 1 de octubre de 2015

"La urticaria crónica idiopática o espontánea: ¿Cuál es su origen?"

Con motivo del II Día Mundial de Urticaria Crónica, actividad promovida por la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica, el Dr. Gonzalo Campos nos aporta el punto de vista desde la alergología sobre este tema:
http://diamundial.urticariacronica.org/
http://www.urticariacronica.org/
Aunque resulte en ocasiones difícil de aceptar, el origen de la denominada “Urticaria crónica idiopática o espontánea” NO ES ALÉRGICO. Empezar por aquí facilitará el entendimiento de lo que sigue.
Para ser diagnosticada, el paciente que la padece deberá presentar “habones” pruriginosos durante al menos 6 semanas consecutivas sin que exista una causa externa aparente que los justifique (alimentos, medicamentos, factores como el frío, el calor, la actividad física…etc.).
Sabemos que la enfermedad tiene generalmente una duración prolongada: un 50% resuelve su problema de forma espontánea en menos de 6 meses. Únicamente el 11-14% ve prorrogado su padecimiento más allá de los 5 años. Cuanto más dura la afección, mayor impacto trae consigo en la calidad de vida tanto física como emocional de los pacientes. Esto último supone un aspecto fundamental de la enfermedad, que si bien no conlleva un riesgo vital para el que la padece, sí merma enormemente aspectos como el rendimiento laboral, el reposo nocturno, el estado de ánimo…etc., repercutiendo por tanto en las esferas familiar y social de los enfermos.
 
Pero entonces, si la culpa no es de los alimentos, de los medicamentos, ni de otros factores, ¿cuál es su origen?

La respuesta es que a ciencia cierta no se sabe. Últimamente se sospecha que una alteración en la funcionalidad de ciertas células del sistema inmunológico llamadas basófilos, pudiese estar detrás de todo esto. Sí sabemos que un 25% de los afectados manifiestan al mismo tiempo alteraciones tiroideas, pero que la normalización de éstas no trae consigo necesariamente la desaparición de los síntomas. Este hecho refuerza la idea de que la urticaria crónica idiopática o espontánea tiene un origen inmunológico (autoinmune), pero no alérgico.

¿Qué hay que hacer cuando atendemos a un paciente que manifiesta este problema?

Lo primero, descartar que exista una causa subyacente como origen de los síntomas, para lo cual el Especialista en Alergología realizará el protocolo pertinente basado en pruebas alérgicas y analíticas exhaustivas. Una vez descartada, el siguiente paso será diagnosticar al paciente de “Urticaria crónica idiopática o espontánea”, pasar al tratamiento de los síntomas y a algo muy importante: informar sobre la enfermedad.

- Hay una tendencia muy extendida entre aquellos que padecen esta afección, que es la de realizar exclusiones de ciertos alimentos, como si estos fuesen el origen de los síntomas. Nunca se deberá restringir la dieta. No se trata de un problema de alergia/intolerancia alimentaria, por tanto no tiene sentido llevar a cabo restricciones dietéticas que al final traerán consigo más perjuicio (en forma de desequilibrios nutricionales) que beneficio (la enfermedad no se modificará).

- Los síntomas habitualmente se resuelven con el tiempo. Si bien se trata de una enfermedad de duración prolongada, en la mayoría de los casos desaparece sola. El problema es que a veces tarda más de lo que desearíamos.

- En el momento en el que un Especialista en Alergología informe del diagnóstico, el paciente deberá dejar de buscar una causa, centrándose en el tratamiento recomendado para sus síntomas. No hay que olvidar que la mayor parte de los pacientes responden positivamente a pautas terapéuticas con antihistamínicos. Para los que se muestran refractarios a los mismos incluso a dosis elevadas, hoy en día existen alternativas comercializadas que han demostrado ser eficaces.
Distintos Antihistamínicos
Puede ocurrir que la urticaria crónica idiopática o espontánea curse con brotes y remisiones, a veces de larga duración (incluso años), por lo que no es anormal que los síntomas desaparezcan para aparecer de nuevo con el paso del tiempo. Aunque resulte fácil de decir, lo primero es no perder la paciencia y acudir a especialistas formados adecuadamente en el diagnóstico y tratamiento de este tipo de afecciones. Muchas veces el desconocimiento, y sobre todo la falta de información al paciente, derivan en que éste viva su enfermedad de forma más negativa y perniciosa.
No debemos olvidar que informar también es curar.
Dr. Gonzalo Campos Suárez.
Médico Especialista en Alergología.
Grupo AlergoMálaga.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Creo yo que mi hija esta con una urticaria la lleve con el médico y no me dio mucha información y le recetó una crema eso no me agrado mucho si no apresenta una mejoría notable consultares un especialista este post me ayudó mucho

    ResponderEliminar
  4. Eso es lo que pretendemos con este blog, dar una información cercana a los pacientes.

    Anyeliveronica, la urticaria se caracteriza por aparición de lesiones habonosas (ronchas, similares a las picaduras de mosquito), pruriginosas (que pican mucho), y que normalmente son evanescentes (van cambiando de sitio a lo largo de las horas y los días, apareciendo y desapareciendo de un lado a otro).

    El tratamiento habitual suele ser con antihistamínicos orales (pastillas para quitar el picor) y ocasionalmente alguna crema de corticoides si estas lesiones son de gran componente o localizadas (no tiene sentido poner crema por todo el cuerpo si las lesiones son extendidas).

    Espero que se mejorara su hija. Disculpe la tardanza.

    Un saludo, y le animamos a que nos siga en nuestro blog, y redes sociales (ALERGOMALAGA).

    ResponderEliminar